Suscríbete si te perjudica
la Ley 657

 
Alojado en drGdiaz.com

 ¿Transformamos la Ética Médica? 


En estos últimos días del año me he puesto a reflexionar si este es el momento de cambiar los principios que nos enseñaron nuestros maestros y que han venido tradicionalmente siendo aplicados. Me refiero a si existe la necesidad de transformar los conceptos traídos por la Ley en el denominado Código de Ética Médica.

Asistí a una ceremonia de grado de un grupo de jóvenes en la cual después de unas 
emocionadas palabras que el señor Decano de Medicina les dirigió a los 
graduandos les insistía sobre la necesidad de que el médico tenía que guardar 
estrictamente los principios éticos que por miles de años han sido el factor 
fundamental de su comportamiento profesional. Pensaba que el nuevo médico estaba haciendo una promesa (antiguamente juramento) de todo lo que ha sido reconocido como norma de comportamiento ético del médico. 

Pasaron por mi mente una serie de premisas que han sido plasmadas en recomendaciones de la Asociación Médica Mundial que muy seguramente no se podrán cumplir, gracias al uso de las costumbres o de las circunstancias a las cuales dentro de la práctica médica actual se vienen presentando. Para el efecto veamos: la Declaración de la Asociación Médica Mundial en su asamblea # 38 en California EE UU en Octubre de 1986 expresa " Los médicos deben tener independencia profesional para representar y defender las necesidades de sus pacientes en materia de salud contra todos los que se nieguen o limiten la atención que ellos necesitan. Dentro del marco de su ejercicio profesional y de atención de sus pacientes, no debe esperarse que el médico siga las prioridades que el gobierno o la sociedad han impuesto sobre la distribución de recursos médicos insuficientes . Hacer tal cosa, sería crear un conflicto de intereses con la obligación que tiene el médico hacia sus pacientes y destruiría su independencia profesional en la cual ellos confían.

Si bien los médicos deben estar conscientes del costo de la atención médica y deben participar activamente en el control de gastos médicos, es su obligación primordial representar los intereses de sus enfermos y heridos , contra las demandas de la sociedad en materia de control de gastos que podrían poner en peligro no solo la salud, sino la vida de sus pacientes 

 Al garantizar la independencia y la libertad profesional para que el médico ejerza la medicina , la comunidad asegura la mejor atención médica para sus ciudadanos, lo cual a su vez, contribuye a una sociedad fuerte y segura"

En la Declaración de Madrid España en Octubre de 1987 la misma Asociación
Declaró: " paralelamente al derecho a la autonomía profesional, la profesión médica tiene una responsabilidad permanente de autorregulación y no obstante la existencia de otros reglamentos aplicables a los médicos , la profesión médica debe tomar a su cargo la tarea de regular la conducta y actividades profesionales del médico; agrega el mismo documento. "Tener conciencia de los gastos es un elemento esencial de la autorregulación. La atención de la más alta calidad solo puede justificarse por la certeza de que el costo de tal atención permita que todos los ciudadanos tengan acceso a esa atención . Nuevamente los médicos están particularmente calificados para hacer las evaluaciones necesarias para tomar las decisiones de control de gastos . Por tal razón, las asociaciones médicas nacionales deben incluir el control de gastos de sus respectivos sistemas de autorregulación. Los puntos comunes en materia de control de gastos tienen que ver con los métodos de prestación de la atención médica, el acceso a los hospitales y a la cirugía , y el uso apropiado de la tecnología . El control de gastos no debe ser usado como pretexto para negar a los pacientes los servicios médicos que necesitan.

Las actividades profesionales y la conducta de los médicos debe estar siempre dentro de los límites del Código de Ética profesional o de los principios de ética médica en vigor en cada país"

Ahora bien, si tomamos la Ley 23 de 1981 encontraremos que algunos mandatos de esta no se van a cumplir o serán de difícil aplicación y que en la generalidad de los casos , tendrán que ser dirimidos por los Tribunales de Justicia o por la Corte Constitucional¸; por ejemplo, va a ser muy difícil que las entidades comprometidas entiendan que sin autonomía profesional el médico no puede tener una actuación acorde con sus principios éticos. Hay entidades que han llegado muy lejos, se han entrometido tanto dentro del acto médico que este se ha distorsionado . Si no fuera así no se abría presentado esa lluvia de tutelas y acciones de cumplimiento y demás mecanismos legales que la Constitución otorga como medio de defensa de los derechos, es decir, se está "judializando el acto médico". Es muy fácil probarlo; sabemos bien que algunas entidades promotoras y otras prestadoras de salud procuran dirigir todas sus acciones en el camino de la utilidad económica y vemos como distorsionan el acto médico ejerciendo algunas veces un constreñimiento ilegal sobre los profesionales. Para esto, tasan el tiempo de consulta a escasos minutos, obligan a violar el secreto profesional, dirigen el uso de los medicamentos únicamente por sus costos, generan disposiciones contrarias con la ética médica . Algunas disposiciones vienen emanadas de profesionales médicos que buscan únicamente el bienestar económico de las instituciones pero no saben que con su actuación contraen también responsabilidades éticas aunque los actos médicos no se ejecuten como una acción directa.

"El Código Internacional de Ética Médica manifiesta que el profesional médico debe ser considerado distinto de los servicios comerciales y mercancias porque además está sujeto a normas éticas específicas que incluyen la dedicación para prestar una atención médica competente"

Ocurre con frecuencia en nuestro país que la Ley se promulga pero no se establecen los mecanismos de control, por esto suena como desordenada, de difícil aplicación práctica , como sucede con la Ley100 de 1993.

Conocemos muy bien que los mecanismos de control del acto médico se dirigen fundamentalmente al análisis de las cuentas médicas, es decir ,existe una auditoria de cuentas médicas mas no de vigilancia de los actos médicos, quizás sucede esto porque no existe una infraestructura adecuada y además porque no se está cumpliendo con las obligaciones legales registradas en la Ley en las diferentes formas de atención.

El análisis específico del acto médico debe estar enmarcado dentro de un ambiente académico, no debiendo estar sometido a las presiones que son ejercidas por entidades que aplican intereses económicos.

Ahora preguntemos; ¿quiénes estarán cumpliendo a cabalidad con las disposiciones legales vigentes? Valdría la pena que las entidades prestadoras se hagan un auto examen porque lo que se prevé con el aumento de los reclamos en los diferentes niveles es que parecen existir actitudes de ligereza. Sabemos bien, que cada caso merece un análisis independiente de manera que se debe saber seleccionar para que los métodos disponibles sean los más adecuados en el manejo clínico terapéutico de los pacientes.

Es entendido que el médico administrador fuera de sus labores como tal, también cumple una función de mantener el equilibrio entre lo ético y lo asistencial entendiendo que una actuación imprudente o negligente también puede generar motivos para que se juzguen como fallas a los principios éticos. 

Finalmente quiero recordar que la Ley 23 de 1981 en su artículo 54 expresa que el médico se atendrá a las disposiciones legales en el país y a las recomendaciones de las Asambleas de la Asociación Médica Mundial a la cual Colombia también se encuentra adscrita.

Por el Dr Eduardo Rey Forero (autorizado para publicar en drgdiaz.com)